Tromeles Clasificadores


DESCRIPCIÓN TÉCNICA

Básicamente, se trata de un tambor cilíndrico que rueda sobre un conjunto de ruedas sobre las que también se apoya, cuando se aplica a residuos, su función principal es la de clasificarlos, en el caso de fracciones medianas y grandes, separarlas de la fracción orgánica, en el caso de envases recuperables, separarlos de tamaños mayores, sobre todo papel y cartón. Cuando se trata compost, se aplica para el afino del mismo, obviamente reduciendo drásticamente la luz de la malla de cribado.

 

Según nuestro diseño, las mallas de cribado son atornilladas al bastidor del cilindro, y fácilmente sustituibles en la zona ciega (banda de rodadura) se disponen unos álabes de avance del material con los que además se consigue un efecto de volteo muy beneficioso para la clasificación de los diferentes tamaños.

 

Según requerimientos también puede dotarse al cilindro de pinchos que diseñamos de dos formas distintas dispuestos a lo largo de la zona de clasificación, que ayudan a la apertura de las bolsas de plástico que contienen los residuos.

 

Hemos dado gran importancia a que la ejecución de nuestros tromeles sea completamente cerrada por dos motivos fundamentales:

 

Seguridad: Al estar completamente cerrado y protegido por su carenaje, es improbable que se produzca un accidente, la puerta de acceso va dotada de un interruptor de seguridad que para automáticamente la maquina en caso de que alguien intente acceder.

 

Limpieza: El diseño cerrado no permite fugas de materiales, ni salpicaduras, ni lo que es mas importante la generación de polvo en el recinto donde se encuentra el tromel, ya siendo en una nave con las molestias que conlleva un ambiente pulverulento, o a la intemperie por las voladuras que se producen.

El carenaje del tromel es completamente desmontable para facilitar las tareas de mantenimiento, y lleva acopladas sendas canaletas de entrada y salida de materiales, que permiten no dejar ninguna abertura por donde pueda escapar polvo o materiales livianos que ensucien el entorno de la instalación. En caso de instalación en el interior de una nave cerrada, su diseño minimiza la generación de malos olores.

Los tromeles van dotados de pasarela de inspección y mantenimiento en todo su perímetro así como barandillas y escalera de acceso de acuerdo con la Normativa Europea de Seguridad en Maquinas.