Alimentadores de cadena PANZER


DESCRIPCIÓN COMÚN A TODOS LOS MODELOS

Se trata de alimentadores de arrastre por cadenas sobradamente probados desde décadas, en distintas aplicaciones generalmente duras y difíciles, es por ello que se extendió su aplicación y se consolidó su eficacia principalmente en minería subterránea, donde priman los conceptos de robustez, fiabilidad y fácil mantenimiento, desde el año 1998 en el que se adaptó y aplicó el primer alimentador PANZER para basuras, numerosas referencias avalan el comportamiento de estos alimentadores con R.S.U., demostrando su gran robustez cuando son cargados con pulpo electro hidráulico así como su estanqueidad a la hora de gestionar residuos muy conflictivos.

 

En principio el concepto es muy simple, un eje motriz acciona unas ruedas que arrastran una o mas cadenas normalizadas de alta resistencia, a las que van unidas unas regletas, racletas o listones que transportan los residuos al ser también arrastrados por el fondo metálico que esta forrado de chapa de acero, fácilmente recambiable, apoyada en un robusto bastidor capaz de soportar grandes esfuerzos, y que obviamente, dota al conjunto de una gran rigidez y estanqueidad, seguramente las dos características fundamentales para decidir su aplicación.

La simplicidad de su diseño permite a la máquina una ejecución carenada completamente, incorporando un sistema de reenvió de cola que no permite residuos en el retorno inferior, ya que al pasar las racletas incorporan de nuevo al ramal superior de transporte cualquier elemento extraño.

 

 

Gracias a la ejecución cerrada, la limpieza en el área inferior de el alimentador es total, al no dejar caer absolutamente nada al suelo, en el caso de existir gran cantidad de líquidos, o lixiviados en los residuos, estos son recogidos en un solo punto y canalizados a la red de evacuación de los mismos. Por tanto a los anteriores conceptos de rigidez y estanqueidad debemos unir también el de limpieza, debiendo tener en cuenta el considerable ahorro en mano de obra para mantener limpia el área bajo alimentador, prueba de ello es que varios de nuestros clientes han destinado el recinto que aloja el alimentador, para establecer allí un taller de mantenimiento, o un almacén de repuestos.

Con el fin de conseguir suficiente flexibilidad para adaptar la máquina a las diferentes condiciones de trabajo, recomendamos siempre dotar al alimentador de un variador electrónico de frecuencia con el que tendremos un magnífico control de la velocidad, y por tanto de los distintos caudales de alimentación. Igualmente recomendamos la instalación de un inversor de marcha que nos permitirá deshacer un atasco sin ningún problema, aún en el caso improbable de que se produzca.

Al dotar a la máquina de ambos accesorios de tipo eléctrico conseguiremos también una gran flexibilidad para adaptarse a las variaciones de morfología o cantidad de material a transportar.

 

Por ultimo señalar que necesitan muy poco mantenimiento y repuestos, garantizando una gran disponibilidad y fiabilidad.