Nota de Prensa, PROYECTO SOSTRICE: UNA GESTIÓN SOSTENIBLE DE LA PAJA DEL ARROZ

La mejora en la gestión del cultivo del arroz, en términos ambientales y económicos, puede venir a solucionar de forma sostenible el problema que plantea la paja del arroz como subproducto agroalimentario. Hasta ahora, el tratamiento que se le da a la paja es la quema, el enterramiento, o simplemente dejarla pudrir, opciones todas dañinas desde el punto de vista medio ambiental, a las que urge encontrar una mejor alternativa. La respuesta puede estar en una iniciativa cofinanciada con fondos europeos, desarrollada por diferentes organizaciones tecnológicas, y coordinada por el Instituto Andaluz de Tecnología.

Se trata del proyecto Sostrice, que pretende valorizar energéticamente la paja del arroz mediante digestión anaerobia, en un espacio cerrado sin oxígeno, para desencadenar la degradación de las bacterias presentes en ese residuo agrícola. De este modo la materia se convierte en biogás (CO2 y metano), y su poder calorífico se puede usar en las explotaciones agrícolas de arroz como combustible, bioenergía eléctrica o en forma de calor. Paralelamente, este proyecto pretende que en el proceso se reutilicen todos los subproductos resultantes del mismo, incluyendo su aprovechamiento como bionutrientes para el propio cultivo del arroz.

 

Superada una fase inicial dedicada al análisis de los requisitos administrativos y técnicos para la instalación del prototipo, la primera planta piloto semi-industrial es ya una realidad en el Parque Natural de la Albufera (Comunidad Valenciana). En sus 30 metros cuadrados se estima que los dos digestores anaerobios con que cuenta pueden facilitar la conversión de entre tres y cuatro toneladas de paja de arroz al año en biogás y fertilizantes. Considerando la superficie cultivable de la Albufera de Valencia, la extrapolación de estos primeros datos implicaría la producción de más de 20 millones de kWh eléctricos/año, o, lo que es lo mismo, el ahorro energético de unos 2.000 hogares, según el centro tecnológico responsable del proyecto.

 

El desarrollo de la iniciativa sigue las fases previstas, ocupándose ahora en comprobar el correcto funcionamiento de todos los equipos y en optimizar el proceso. Ello permitirá perfeccionar los futuros diseños a escala industrial con los que lograr los tres grandes objetivos del proyecto: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del cultivo del arroz, ahorrar en el consumo de agua, y disminuir el uso de fertilizantes.

Escribir comentario

Comentarios: 0