Nota de Prensa, PLAN ESTATAL MARCO DE  GESTIÓN DE RESIDUOS 2016-2022: De una economía lineal a una economía circularNota de Prensa,

El pasado 6 de noviembre el Consejo de Ministros aprobó el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR) 2016-2022, en el que se establecen las líneas estratégicas españolas para los próximos 6 años en materia de residuos, y se dibujan las medidas necesarias para cumplir con los objetivos comunitarios. Unos objetivos que van a exigir esfuerzo por parte de todos los sectores implicados para conseguir reducir los residuos que terminan su vida en los vertederos sin su correspondiente aprovechamiento, puesto que hoy en día no nos podemos contentar con una economía basada en producir, consumir y tirar, incluso en el caso de que los residuos no dañen el medio ambiente.

Los residuos se pueden y se deben reutilizar, reincorporándose al proceso productivo para obtener nuevos productos o materias primas en un movimiento circular que debe constituir la base de la economía presente y futura.

 

El PEMAR viene impuesto por la Unión Europea para asegurar que los fondos destinados a la gestión de residuos disponen de una legislación estatal que cumplir. El Plan aplica el principio de jerarquía establecido en la normativa comunitaria para reducir la eliminación de residuos mediante el incremento de la preparación para la reutilización, el reciclado y otras formas de valorización, incluida la valorización energética. En un primer escalón de esta jerarquía se sitúa la prevención, de forma que todo producto debe estar diseñado desde su fabricación con vistas a ser posteriormente reciclado y reparado. En un segundo escalón se encuentra la recuperación de los productos y su uso tras la valorización energética. El PEMAR apuesta porque esta última se incremente del 10 al 15% en el período contemplado, un plazo no muy amplio para un objetivo tan ambicioso. Hoy en día, en España solo se recupera energéticamente el 10% de la basura producida, mientras que en los países más avanzados de la Unión Europea la valorización energética se sitúa entre el  35 y el 50%, reduciéndose el vertido a menos del 5%. No hay que insistir demasiado en sus claros beneficios: las emisiones procedentes de la valorización energética son mucho más bajas que las provenientes de un vertedero durante años, y la energía obtenida supone un importante ahorro en el consumo de petróleo.

 

El objetivo principal del PEMAR es que nuestro país se convierta en una sociedad eficiente en el uso de los recursos, apostando de forma clara por el reciclado procedente de la recogida selectiva, especialmente cuando se trate de biorresiduos integrados en los residuos municipales. Según María José Delgado, subdirectora general de Residuos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, España es uno de los diez países que tienen dificultades en la gestión de sus residuos. En la actualidad, alrededor de un 60 % de los residuos municipales acaba en los vertederos, y sólo se recicla el resto, por lo que resulta prioritario invertir esta pirámide. En el año 2020, según el objetivo marcado en el Plan, deberá destinarse a preparación para la reutilización y reciclado el 50 % de los residuos domésticos y similares.

 

Finalmente, el PEMAR apuesta por la coordinación entre las distintas administraciones, por la mejora de la transparencia e información en materia de residuos, por la inspección y el control, y, no menos importante, por la sensibilidad ciudadana, elemento clave para que aumente la cantidad y la calidad de los residuos reciclados. Una buena gestión de los mismos es imprescindible para obtener unos beneficios que exceden los ambientales para incluir también los de tipo social y económico.

Escribir comentario

Comentarios: 0