Decepción tras el Consejo extraordinario de Agricultura y Pesca

La reunión del ejecutivo comunitario que tuvo lugar el pasado lunes 7 de septiembre no concluyó con resultados satisfactorios para el sector lácteo español, que continúa esperando respuestas concretas por parte de la Unión Europea para resolver su grave crisis.

Tibias e insuficientes fueron las soluciones ofrecidas tras un largo Consejo. El vicepresidente Katainen mostró su oposición a la propuesta de elevar los precios de intervención de la leche, con el argumento de que crearía un “mercado artificial”. Más conforme se mostró con el almacenamiento privado como forma “más saludable” de ayudar al sector, aunque se ignora que productos se incluirían y con qué precios.

La satisfacción mostrada por la ministra García Tejerina tras la reunión no fue compartida por los productores, que continúan luchando por defender unos precios justos para el sector. A pesar de todo, se valoró positivamente el paquete de medidas que presentó la Comisión Europea, cifrado en 500 millones de euros, para resolver los problemas de liquidez que están soportando los ganaderos y para estabilizar los mercados. A esta cantidad, con la que se pretende paliar la crisis que sufren los ganaderos, se le intentará dar una distribución “justa y efectiva”, teniendo en cuenta la situación de aquellos Estados miembros en los que los productores hayan sido más perjudicados por el desarrollo de los mercados. La ayuda se agradece, pero es considerada insuficiente ante la gravedad de la situación. Las estimaciones más optimistas, según ha observado el consejero de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria, Jesús Oria, cifran entre 17 y 20 millones de euros la cantidad total recibida por nuestro país, una cantidad que habría que repartir después entre las comunidades autónomas afectadas.

 

Adicionalmente, la  Comisión Europea accedió a financiar el apoyo al sector con una parte de la llamada "supertasa", la multa que pagaron los ganaderos que superaron las cuotas lácteas (más de 800 millones de euros en la última campaña). El Ejecutivo comunitario prevé asimismo aumentar el presupuesto para los programas de promoción en 2016, con una cantidad aún sin concretar que se sumará a los 81 millones de euros ya comprometidos. Se acordó igualmente adelantar al mes de octubre el pago del 70% de las ayudas directas de la Política Agraria Común. Y también se propuso utilizar los excedentes lácteos para satisfacer las necesidades de los refugiados que están llegando a Europa.

 

Desde la supresión del sistema de cuotas el pasado mes de marzo, la realidad vivida por muchos ganaderos es insoportable. Han visto descender mes a mes el precio de la leche a un ritmo vertiginoso. Si en enero de 2014 el precio medio por litro se aproximaba a los 40 céntimos, el último dato oficial del Fondo Español de Garantía Agraria lo situaba en 29,7 céntimos. Un precio medio que no revela la auténtica situación de aquellas regiones en las que los ganaderos no poseen la fuerza de negociación suficiente frente a la industria del sector, como Galicia, una Comunidad en la el precio medio no superó los 28 céntimos por litro. Estas son las cifras del drama, las que han llevado a movilizarse a decenas de ganaderos exigiendo un precio que cubra los costes de producción y un mayor control de las cadenas de distribución como medidas concretas por las que debería pasar cualquier solución.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0