Crece la exportación de ganado vivo desde Cartagena

Cartagena y Tarragona se han convertido en los puertos españoles en los que se embarca un número creciente de ganado vivo rumbo a países en los que es especialmente valorado, como Líbano, Argelia y Libia. Las cifras que maneja el Puerto de Cartagena hablan por sí solas; hasta 2010 la salida de animales vivos desde este lugar había sido puntual, pero ese año ya se produjo un punto de inflexión que hacía prever un crecimiento exponencial, y por ello se comenzó la construcción de una plataforma especial de embarque. A partir de 2011 se registró un espectacular incremento que multiplicó las exportaciones de animales vivos desde este puerto, hasta rozar las 400.000 cabezas el pasado año.

Los animales proceden de ganaderías de toda España, principalmente de Toledo, Salamanca y Segovia, y son trasladados en decenas de camiones hasta el punto de embarque, en una labor que exige tiempo y los máximos controles de seguridad. Se trata de un transporte muy especializado sometido a una estricta normativa, tanto en el país de origen como en el de destino. Los barcos están perfectamente adaptados al tipo de mercancía que transportan, disponen de todo lo que el ganado puede requerir durante la travesía, incluido personal especializado, y todo el proceso se ajusta a la normativa europea sobre Bienestar Animal.

 

En 2014 el Puerto de Cartagena fue el más rentable de toda España y desde sus muelles los embarques de ganado vivo siguen creciendo. Durante los cinco primeros meses del año en curso se registró un incremento del 28%, con más de 165.000 cabezas y un peso total de 16.500 toneladas, un 54% más que en el mismo periodo de 2014. La demanda creciente desde países musulmanes es la que parece apuntalar esta tendencia positiva, en la que muchos ganaderos españoles ven una salida a su producción. De hecho, con el comienzo del ramadán el pasado 18 de junio, la demanda de terneros y corderos vivos volvió a situarse en unos elevados niveles que requirieron poner en circulación un barco al día, cuando la frecuencia habitual no sobrepasa los dos o tres a la semana.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0