Tradición e innovación en las ferias ganaderas

Durante siglos, los mercados y ferias de ganado han servido para poner en contacto los intereses de los distintos agentes implicados, forjando unas relaciones comerciales que han permitido el progreso socioeconómico. Cita obligada para los ganaderos, las ferias han sido tradicionalmente lugares de exposición y de transacción, centros neurálgicos que han conseguido impulsar y mantener la actividad ganadera y avanzar en la mejora genética de la cabaña.

Hoy en día las ferias han evolucionado para adaptarse a los tiempos, y en ellas es posible asistir a muy diferentes actos relacionados con la agroindustria. Subastas, concursos, jornadas técnicas, mesas redondas, encuentros especializados, talleres, presentación de nuevas maquinarias... cada vez son más las actividades que tienen cabida en ellas, y más las entidades financieras e instituciones con relevancia en el sector interesadas en participar. Las exhibiciones tampoco se reducen a la ganadería, pues junto a la muestra ganadera crece la importancia de las exposiciones comerciales y de maquinaria agrícola.

 

Cada región y comarca española cuenta con su particular feria de ganado, y nombrarlas todas sería un trabajo inabarcable. Entre las más importantes, por su solera y carácter internacional, se encuentra la de Zafra (Badajoz), cuyos orígenes se remontan al siglo XV y que hoy constituye todo un referente para los profesionales del campo. En ella se reúnen los mejores ejemplares de vacas, cerdo ibérico, ovejas, cabras y caballos, durante unos días en los que la feria cumple una función que excede el aspecto meramente comercial. Son días en lo que tienen lugar diferentes acontecimientos sociales y lúdicos característicos de una nueva forma de entender las ferias, al incorporar actividades que contribuyen a dinamizar económicamente la ciudad atrayendo a miles de visitantes.

La feria agropecuaria que se celebra en Salamanca, provincia de muy antigua tradición ganadera, es también un referente para el sector. Apostando claramente por el futuro, en la pasada edición de 2014 estrenó nombre, Salamaq (resultado de unir Salamanca y maquinaria), con una categoría y afán innovador que permiten referirse a ella como el certamen ganadero más completo del sur de Europa.

Algunas ferias son especificas para un tipo de ganado, como el Salón Internacional Ovino de La Serena. Es éste uno de los certámenes más importantes de Extremadura, con proyección fuera de nuestras fronteras, al que acuden los profesionales del sector para mejorar y fomentar sus explotaciones y producciones.

En Jérez (Cádiz) tiene lugar la Feria de Ganado del Sur, FEGASUR, un acontecimiento de relevancia en el calendario nacional de ferias de ganado, especialmente en Andalucía. Y en esta misma localidad se celebra la feria del Caballo EQUISUR, en la que se reúnen caballos de puras razas de toda España. Las ferias equinas están siendo merecedoras de un creciente interés por parte del público y de los profesionales, y justo es citar al hablar de ellas la que tiene lugar en Sevilla. Se trata de la feria monográfica de caballos más importante del mundo, dedicada exclusivamente a caballos de Pura Raza Española, en la que participan cientos de ganaderías de diferentes países en un acontecimiento de singular trascendencia social y económica.

 

Las ferias ganaderas son mucho más que un lugar de encuentro. Son el cauce a través del cual los profesionales del sector hacen visible su trascendente papel en el desarrollo económico, un papel que conjuga tradición y arraigo histórico con el futuro más innovador. El escaparate en el que se muestran las últimas novedades en material ganadero, maquinaria, equipamiento, silos, comederos y bebederos, soluciones profesionales veterinarias, de mejora genética... las ferias constituyen un instrumento de primer orden para obtener una producción eficiente y de máxima calidad. Y no hay mejor garantía para seguir contando con la confianza del consumidor, asegurando así la rentabilidad del sector.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0